Santa Teresa y el "menosprecio del mundo"

 

Una característica del hombre moderno es su rechazo del dolor, del sufrimiento en cualquiera de sus formas, y su abrazo con el mundo, con el espíritu de mundo. Reiteradamente han señalado los últimos Papas que tales ideas y actitudes se han introducido también en la Iglesia, con la vana esperanza de inventar un cristianismo sin dolor, un cristianismo desposado con el mundo, y por consiguiente incapaz de martirio. En este aspecto se nos muestra Santa Teresa como eficaz correctivo porque ella fue una enamorada de la cruz y del martirio.

Teresa aprendió por experiencia que quien se entrega a Cristo debe estar dispuesto a abrazar su propia cruz. Es el gaje de los amigos del Señor, a la vez que la prenda de una alegría formidable en el cielo. Ella misma lo dejó dicho en esta frase: "Terriblemente trata Dios a sus amigos; a la verdad, no les hace agravio, pues se hubo ansí con su Hijo". La cruz de Teresa es prolongación de la cruz de Cristo." Y ansí tengo experiencia que el verdadero remedio para no caer es asirnos a la cruz y confiar en el que en ella se puso".

Fuente: P. Alfredo Sáenz, S. J. Héroes y Santos

Santa Maravillas de Jesús y la Navidad

Llegan los días de Navidad que se celebran con la alegría habitual del Carmelo. La noche del 24 de diciembre recibe la Madre una gracia del Señor que ha quedado contada por ella misma en una carta al padre Alfonso Torres:

“Al ir a comulgar anoche, estando sin nada en todo el Oficio, sentí de repente avivarse la fe y me pareció (no sé cómo) como si la Santísima Virgen me entregase en aquel momento al Niño, pero tan claro y tan fuerte fue esto, que instintivamente descrucé las manos, y, como si realmente le tuviera en los brazos, volví a mi sitio con trabajo. Allí no sé bien lo que fue, esta vez mucha dulzura y como mucho amor. Sentía como la grandeza de Dios, en confuso al mismo tiempo, por encima de todo lo de este mundo; cómo a Él nada puede llegar (no sé explicarme) y al mismo tiempo el dolor por las ofensas que locamente cometen sus criaturas (…) como si también me pidiese mi pobre corazón como un lugar de refugio, de descanso en estos tiempos.”

Fuente: Carmelitas Descalzas del Cerro de los Ángeles y de la Aldehuela, Si tú le dejas…Vida de santa maravillas de Jesús, Carmelita Descalza.

Mostrar más artículos...

Login